sábado, 18 de marzo de 2017

imagenes y frases graciosas
















En una ciudad pequeña, un agente de tráfico detuvo a un joven conductor que iba a gran velocidad por la calle principal. El joven empezó a protestar:
Señor agente, déjeme que le explique.
¡Silencio! Lo retendré hasta que regrese mi jefe.
El muchacho insistía:
Pero señor oficial, escúcheme, tengo prisa.
El agente replicó:
¡Cállese! ¡Ahora mismo, a la cárcel!
varias horas después, el guardia fue a ver al detenido y le dijo:
Ha tenido usted suerte, el jefe asiste a la boda de su hija, cuando regrese estará de buen humor y seguro que le perdona.
No esté tan seguro, replicó el joven, ¡Yo soy el novio!

JOYAS

- Ya está bien, Pepe, llevamos 25 años casados y nunca me has comprado una sortija, unos pendientes, un collar o algo asi...
- ¡Pero María!. ¿Cómo no me habías dicho antes que vendías joyas?

EN LA CÁRCEL

Llega una anciana a la cárcel el día de visita conyugal y le dice al guardia:
- Señor, vengo a la visita conyugal.
El guardia desconcertado le responde:
- ¿Pero señora con quién?
- Con cualquiera, con cualquiera...

Le dice una madre a su hijo:
- ¡Me ha dicho un pajarito que te drogas!

- ¡La que se droga eres tu que hablas con pajaritos!

Mamá, hoy no quiero  ir al colegio…
- ¡Venga, déjate de tonterías y levántate que tienes que ir!
- Venga ya mamá, hoy no quiero ir...
- Mira Manolo, tienes que ir por dos razones. Una porque tienes 40 años y dos, ¡porque eres el director!

Estaban dos hombres en el cielo y uno le pregunta al otro:
¿Y tu de qué moriste?
Congelado, ¿Y tú?
De la risa.
¿Cómo que de la risa?
Sí, es que yo pensaba que mi esposa me estaba engañando con otro hombre, entonces un día le dije que iba a salir por 2 días, pero cuando me fui, regresé ese mismo día para ver si la atrapaba con el otro hombre. Cuando llegué, busqué por toda la casa y no encontré a ningún hombre. Dándome cuenta del error que había cometido empecé a reír y reír hasta que morí.
¡Bruto, si hubieras buscado en la nevera nos hubiéramos salvado los dos!

Estaba un hombre caminando por la playa, de repente alzó los ojos al cielo y con toda la devoción que pudo, pidió a Dios que le concediera un deseo. Dios al verlo se apiadó de él.
Pedid y se os dará, exclamó una voz desde lo alto.
Mira Dios, tengo una novia que vive en España, yo vivo en Mallorca y me cuesta mucho ir a verla, ¿No podrías construirme un puente que una las islas con la península?
Eso que me pides, respondió Dios, es un trabajo muy materialista. Tendría que erguir grandes pilares de hormigón que profanarían mis océanos. Debería emplear cientos de toneladas de hierro y asfalto, reflexiona hijo mío, pídeme algo que me honre y glorifique. A lo que el hombre respondió:
Me he divorciado tres veces, me gustaría tener el don de saber escuchar a las mujeres, comprenderlas, saber por qué dicen no cuando quieren decir sí y viceversa, qué quieren decir cuando callan, por qué lloran sin motivos, ¿Cuál es el secreto para hacer feliz a una sola mujer?
Dios desde lo alto carraspeó y respondió a su deseo con una pregunta:
¿Y de cuántos carriles dices que quieres el puentecito?

Velorio

El viejo acaba de morir.
El cura en la ceremonia se manda con los elogios:
- El finado era un buen marido, excelente cristiano, un padre ejemplar!!...
La viuda voltea hacia uno de sus hijos y le dice al oído:
- Anda al cajón y mira si es tu papá el que está adentro.

- Doctor, ¿Ud. cree que podré vivir 40 años más?
- Depende.¿Ud parrandea con sus amigos?
No, doctor.
- ¿Bebe?
No, doctor.
-¿Fuma?
No, Doctor.
-¿Tiene pareja?
No, Doctor.
- ¿Sale con amigas de farra?
No Doctor.

¿Y para qué carajo quiere Ud. vivir 40 años más?


Una monja que tenía hipo, va al médico y le dice al doctor:
Oiga doctor, tengo un hipo que no se me va.
Empieza el doctor a analizarla y le dice:
Usted está embarazada.
Se va la monja al convento y lo cuenta. Al día siguiente va la madre
superiora y le dice al doctor:
Pero, ¿Cómo le ha dicho eso a la monja?
Y le dice el doctor:
Si era para darle un susto, para quitarle el hipo.
Y dice la monja:
¡Pues el que se ha dado un susto es el obispo, que se ha tirado desde la torre!

Dos amigos, Luis y Juan se fueron en un viaje de camping. Luego de una buena comida y una botella de vino se despidieron, se acostaron y se fueron a dormir. Algunas horas más tarde, Luis se despertó y codeó a su fiel amigo:
Juan, mira el cielo y dime qué ves.
Juan contestó:
Veo millones y millones de estrellas.
Y eso, ¿Qué te dice?
Juan pensó por un minuto y dijo:
Astronómicamente, me dice que hay millones de galaxias y potencialmente billones de planetas, astrológicamente, veo que saturno está en leo, cronológicamente, deduzco que son aproximadamente las tres y diez; Teológicamente, puedo ver que Dios es todopoderoso y que somos pequeños e insignificantes y, meteorológicamente, sospecho que tendremos un hermoso día mañana.
¿Y a ti qué te dice?
Juan calló por un minuto y luego dijo:
Eres un tonto, ¡Alguien nos robó la carpa


 dos amigos.

manolo_ Yo no sé qué me pasa, que me gustan todas las mujeres menos la mía.
¡Bah! No te preocupes que a mí me pasa lo mismo, me gustan todas las mujeres menos la tuya.

Era un científico que estaba haciendo un experimento con una pulga, le dijo a la pulga:
Salta pulga y la pulga saltó un metro.
Le quitó una pata y le dijo lo mismo, entonces saltó medio metro, y así le fue quitando todas las patas hasta que no tenía patas y lo anotó en su libreta. Cuando ya no tenía patas le dijo que saltara y no saltó entonces anotó, pulga sin patas sorda.

Le dice el profesor a Juanito:
A ver Juanito, ¿qué te pasa si te corto una oreja?
Y le dice Juanito:
Me quedo medio sordo.
Y, ¿qué pasa si te corto la otra oreja?
Me quedo ciego.
Y el profesor asustado le dice a Juanito:
¿Por qué?
Y contesta Juanito:
Porque se me caerían los lentes.